lunes, 26 de noviembre de 2012

De exabruptis





Lectores y lectoras, amantísimos feligreses, como si no hubieran pasado ni tres días henos aquí de nuevo, palabra en ristre, con ánimo de dar continuidad, dentro de lo que cupiere, a esta labor divulgativa (o casi) que desde esta bitácora nos empecinamos en desempeñar. Sabrán ustedes, queridos y queridas míos, disculpar las ausencias.

Como hemos apuntado en otras ocasiones, la vida a veces se torna un vomitorio infecto y hediondo por donde escuece siquiera transitar. No ya por el dolor existencial que supone saberse un gentilhombre rodeado de brutos y pollinos, que también, sino por el lamentable estado en que este Estado lamentable está dejando al terruño que habitamos. Gobierna el desgobierno. Son tiempos éstos de idiocia y burricie exacerbada, donde el más tonto hace relojes, o construye puentes ominosos y aberrantes coliseos con el único afán del pingüe beneficio y el lucro desmedido, en connivencia con las autoridades que, lejos de afear la conducta, ríen las gracias al niño. Son tiempos éstos de codicia sin censura ni cortapisas, de usura destructiva y de saqueo institucional. El país se va al garete:

-Se dice de algo que “se va al garete” cuando fracasa, se malogra, queda inconcluso, abandonado, a la deriva, y es precisamente éste el origen de la expresión, marinera ella, que se aplicaba al navío que merced a alguna avería o desgracia como la pérdida del ancla vagaba errabundo, al capricho del viento y las mareas, llegando a encallar, naufragar o perderse en el océano proceloso y vasto. Dicen los sabios que proviene de la expresión francesa “être égaré” que en efecto significa andar extraviado y sin rumbo alguno.

Así pues no es difícil encontrar el paralelismo entre el hipotético paquebote y esta patria mía, esta patria nuestra, que zozobra bamboleante timoneada por una recua de micos onanistas cuya única preocupación parece ser el propio ombligo y alguna fortuita pelusa que pudiere habitarlo.

Y ante tamaño despropósito, ante tan grotesco panorama, a uno sólo le queda enrojecer iracundo, gritar furibundo y languidecer meditabundo, cagarse en el mundo y en las pipas Facundo. Y soltarla, dejarla caer como un mazazo para, al menos, procurarnos cierto ilusorio alivio. Nos referimos, amigas y amigos, a la interjección.

La interjección es hoy día, por desgracia, un género embrutecido y vilipendiado a causa del oligopolio de lo soez y lo escatológico. La interjección es denotativa de un estado de estupor, sorpresa, enfado o contrariedad. Sabemos que es difícil contener el verbo en una situación sorpresiva, y más si es desagradable, pero no por ello nos debemos abandonar al defenestre y soltar cualquier bajeza impropia. La interjección no ha por qué teñirse de inmundicia ni tiene por qué obviar el ingenio y la jacaranda.

Pongamos hoy nuestra atención sobre una exclamación elegante, clásica y a la vez atemporal como un sombrero fedora: ¡Caramba!
Pero, ¿qué es una caramba? ¿Quién fue La Caramba? Pues hay respuesta para ambas preguntas, lectores y sin embargo amigos. La Caramba fue una celebérrima tonadillera de finales del siglo dieciocho, de nombre María Antonia Vallejo Fernández y natural de Motril, Granada, deseada por hombres y envidiada por mujeres, que tomó su sobrenombre de una coplilla compuesta a la sazón para su presentación en el teatro. Esta mujer, paradigma de la hembra sureña bien “plantá”, marcaba tendencia entre la sociedad adinerada de la época y sus atuendos de ultimísima moda eran copiados por las pijas contemporáneas. Nuestra jaca andaluza popularizó un estrafalario tocado en el pelo que se acabó conociendo como ella misma, caramba, llegando a extenderse tanto su uso que es el tocado que llevan ambas Majas, la nudista y la textil, de Don Francisco de Goya. La rutilante estrella tuvo una revelación mística una tarde de aguacero y terminó sus dias dedicada al fervor religioso e incontinente.

¿Qué tienen que ver, tocado y tonadillera, con la interjección objeto de nuestro estudio? En realidad poco, al parecer. Según algunos eruditos caramba es un eufemismo, o mejor diminutivo melindroso, de carajo, término mucho más procaz que hace alusión al viril (miembro, entiéndase), que es profusamente utilizado en nuestras regiones noroccidentales bajo la forma carallo y es también bien conocido por nuestros hermanos latinoamericanos. Apuntan algunos estudiosos que expresiones como caracoles o canastos bien pudieran ser resultado del mismo proceso, es decir, querer decir carajo y cambiar la terminación para no mentar al pene, del mismo modo que los hay que dicen miércoles queriendo decir mierda.

Así pues, si algún día se hallan ustedes, por ejemplo, ante una construcción de ese famoso arquitecto valenciano con nombre de región manchega, son ustedes muy dueños de exclamar: ¡caramba, qué puente más ominoso!

15 comentarios:

Aí Dadá dijo...

Que curioso, me recuerda al origen de la expresion de "se armo la marimorena", esta ultima es medieval

Hombre Malo dijo...

Habrá que indagar en el origen de tan hispana expresión, sin duda. Con su permiso de usted podría yo dedicarle una entrada. Hace tiempo leí sobre el origen de "el coño de la Bernarda", quizá se pudiera hacer un monográfico sobre expresiones protagonizadas por mujeres.

Mudo dijo...

Me alegra volver a leerle.
Que sepa que en mi círculo de amigos "diminutivo melindroso" es un clásico, como lo de "tirarse un triple".

Hablando de lo escrito, esta deriva de las palabras me encanta. De una soez se saca el melindre y del melindre la aceptada. Un "caramba" nunca suena mal.

Otra deriva para la colección: Ser un/a Maruja.

Maruja viene de María, es la primera deriva. La segunda es que María, en este caso, no es el popularísimo nombre propio sino la esposa del marido (de marío viene maría). Por lo tanto maruja es aquella que simplemente se dedica a labores propias de la esposa. Vamos, que el origen es curioso, medio increíble y bastante machista.

Se que lo leí. Lo que no se es dónde ni si es una chorrada. Pero seguro que no es la peor que hoy se puede leer en la red, caramba.

Hombre Malo dijo...

Encantado de recibir su visita desde tierras lusas.

Sorprendente el origen que apunta usted de "maruja". El monográfico sobre expresiones protagonizadas por mujeres va tomando consistencia. Tanto, que a lo mejor hay que hacer varias entregas y pasa de monográfico a sección. Seguiremos desde aquí recopilando historias similares.

Hace poco descubrí que lo que aquí dimos en denominar "diminutivo melindroso" los eruditos llevan tiempo llamándolo "prurito de decencia". Evidentemente aquí preferimos la forma de creación propia, nacida con vocación de chascarrillo, pero la segunda forma, más técnica y adusta, es también altisonante, rancia y muy del gusto de Nos.

Me alegra sobremanera que sus amistades hagan uso de nuestras rancias paridas.

Kriskros dijo...

¡Cáspita!... ¡Doble cáspita! No solo me asombra el significado de caramba, también resulta que tanto caramba como cáspita están reconocidos por el corrector ortográfico de Blogger. Eso sí, blogger, no.

Quizá debiera usted, en caso que Dios se lo permita, crear una entrada de palabras que "pudieron ser y no fueron". Me explico: Palabras malsonantes que sin duda carecen de sentido peyorativo.

¿A qué viene esto? Póngase el ejemplo de "bizarro", término conocido por usted que a lo mejor por conocer su significado desde tiempos ignotos, no se da cuenta de lo mal que le podría sonar a una persona menos versada que usted. Otro ejemplo podría ser "montaraz" término muy usado para denominar a uno de los personajes de "El señor de los anillos" que, así de primeras, podría retar a un duelo al que se lo dijese.

Mudo dijo...

"Prurito de decencia" Vs. "Diminutivo melindroso". Pues yo prefiero lo segundo. Es más fácil intuir lo que significa, que al final es lo que me gusta de las palabras. Prurito es picor. Parece que te pica la decencia. Y por eso dices mierdecitas (gran blog el que se esconde tras este nombre, por cierto), caquitas y demás.

Me recuerda a "Escurrír" o "Meada preventiva": Mear sin ganas para evitar mearnos más tarde. Antes de acostarnos o ir al cine.

Mato al que me llame "Montaraz". Me suena muy mal.

Aí Dadá dijo...

Pues lo de "se armo la marimorena" lo lei en un libro, si necesitas saber cual es recuerdamelo por facebook. La cosa es que una tal Maria Moreno, dueña de una taberna conflictiva en la Edad Media, presidio muchas escenas de peleas tabernarias en su negocio, eran bien sonadas las que se liaban y a dia de hoy perdura la expresion.

Hombre Malo dijo...

Kriskros: según parece, cáspita es también un eufemismo de carajo, se me olvidó incluirlo con los otros. En cuanto a palabras que parecen insultantes, a mí me gusta "neófito". "Montaraz" me suena a "lenguaraz" y a "locuaz", e incluso a "pertinaz", y ya que estamos a Pertegaz, ese modisto que tiene el síndrome de Paul Mac Cartney.

Mudo: La segunda acepción de "prurito" es algo así como "deseo de perfección, con frecuencia exagerado". Supongo que por ahí irán los tiros en "prurito de decencia". Cuando la decencia pica es que el cuerpo te pide algo indecente, quizá. Aunque personalmente disiento en algunos de los cánones que establecen lo que es decente y lo que no. Lo de "meada preventiva" me parece muy marcial y me ha hecho gracia imaginar a un batallón de soldados meando "por si acaso". Muy Miguel Gila también.

Aí Dadá: Curioso lo de la Marimorena. Investigaré a ver qué me cuenta Google sobre el tema, y si no encuentro respuesta convincente, le avisaré por el Caralibro. Habrá que indagar también el por qué de su presencia en la letra del famoso villancico.

Señorita Uve dijo...

Caramba, carambita, carambirurí, caramba, carambita, carambirurá, cariño de verano no me gusta a mí, cariño de verano que ni fu ni fá... también forma parte la expresión de letras cancioneras de los más profundas y poéticas... Gentilhombre, una entrada de lo más acertada y lúcida, de principio a fin.

Besitos

Hombre Malo dijo...

Si mi voz sonase melódica en lugar de sonar a radiador estropeado, no dude usted, Señorita Uve, que ya me habría lanzado al mundo de la canción ligera. Y mis canciones estarían plagadas de rancias expresiones. Pero como mi talento para la música se limita a saber llevar el ritmo con cierta destreza, mi labor acaba en el aporreamiento de timbales y platillos, que ya es bastante.

Gentilhembra, nos congratula su visita. A sus pies.

Anónimo dijo...

I hope you ωrite more often I love гeading youг proϳect.


my site ... http://garciniacambogia.org/

Anónimo dijo...

Heya! I just wanted to ask if you ever have
any problems with hackers? My last blog (wordpress) was hacked and I ended up
losing months of hard work due to no data backup.
Do you have any solutions to stop hackers?

Feel free to surf to my blog - en.worldis.me

Anónimo dijo...

Very shortly this web site will be famous among all blogging and site-building users,
due to it's nice posts

Look at my web page ... Garcinia Cambogia HCA

Anónimo dijo...

Its like you read my mind! You seem to know a lot about this,
like you wrote the book in it or something. I think that you could do with some pics to drive
the message home a bit, but instead of that, this is wonderful
blog. A fantastic read. I'll certainly be back.

Feel free to visit my web page :: Garcinia Cambogia HCA

Anónimo dijo...

Thanks to my father who stated to me on the topic of
this weblog, this blog is genuinely amazing.


my webpage ... Garcinia Cambogia